Archivo de la categoría: Galaxias

El Sistema Solar que pocos conocen

 

Quizás el titulo de este articulo sea un tanto polémico, pero no se me ocurrió ninguno mejor para llamar la atención sobre un tema importante en la Astronomía, una idea que aun en esta época es muy poco conocida pero que mentes atentas, mentes curiosas como la de usted querido lector,  ya han experimentado esa oleada de incertidumbre y ganas de descubrir la verdad que a todos, alguna vez en la vida, nos invade y no nos deja tranquilos.

La idea principal de este artículo lo podemos resumir en una pregunta:

¿De que tamaño es el Sistema Solar?

Para muchos es una respuesta fácil de responder y quizás hasta tonta, ingenua o cosas por el estilo, pero para muchos otros se nos hace un tanto difícil poder responder con precisión, mas que una cantidad expresada en metros o kilómetros, lo que en realidad queremos es hacernos una idea mental de que tan grande es nuestro Sistema Solar (algo muy difícil), no es tan simple, ¿Dónde empieza?, ¿Dónde termina?, ¿Cómo lo sabemos?… esas y muchas otras preguntas se tornan difíciles de responder si no tenemos una solida formación en Ciencias.

El Universo es enorme, absolutamente todos sin excepción lo sabemos, pero aunque posiblemente sea infinito, hoy en día los astrónomos pueden hacer cosas asombrosas con unos juguetitos llamados Telescopios. 

Telescopio Sky-Watcher

En la actualidad estos dispositivos son muy potentes y han venido a acortar las distancias estelares que antes nos parecían insalvables, son tan potentes que inclusive si yo encendiera una cerilla en la Luna usted podría localizar la llama desde la Tierra utilizando un buen Telescopio.

Los telescopios nos han proporcionado  una herramienta imprescindible y eficaz para sondear el enorme y basto Universo al que pertenecemos, nos ha permitido acercarnos a objetos celestes que están al otro lado del Cosmos, hoy en día podemos deducir el tamaño e incluso la habitabilidad potencial de los planetas.

Podemos captar briznas de radiación tan ridículamente leves con radio-telescopios que, la cuantía total de energía recogida del exterior del Sistema Solar por todos ellos juntos, desde que se inicio la recolección en 1951, es “Menos que la energía de un solo copo de nieve al dar en el suelo.”  en palabras del propio Carl Sagan.

Gracias a los telescopios pocas son las cosas que pasan en el Universo y que no puedan descubrir los astrónomos si se lo proponen. Pero aunque podemos ver muy lejos, quizás necesitamos mirar un poco mas cerca.

 

LIMITES DEL SISTEMA SOLAR

Aunque estemos en un Universo enorme, tan grande que nos es posible para la mente humana poder imaginar su extensión, el hombre siempre ha sido ambicioso, siempre quiere llegar mas lejos, mas profundo, queremos descubrir los secretos que aun están ocultos en el otro extremo de nuestro Cosmos, pero la realidad nos golpea con fuerza al notar que ni siquiera conocemos bien lo que esta relativamente cerca de nosotros… de nuestros planetas vecinos.

Para casi todas las personas el límite de nuestro Sistema Solar esta delimitado por el último planeta: Plutón. La mayoría de personas asegura que Plutón es un planeta cuando en realidad fue degradado de esa “categoría” y a pasado a  ser un “planeta enano” tras un intenso debate, la UAI (Unión Astronómica Internacional) decidió el 24 de agosto de 2006, por unanimidad, re-clasificar a Plutón.

Plutón es un “planeta enano”.

Ya hace 6 años desde que se llego a esa decisión que reduciría el número de planetas de 9 a 8 solamente, por experiencia propia puedo decir que he visto a muchas personas que aun creen que Plutón es un planeta mas, he leído varios textos que no han sido corregidos y siguen mostrando gráficos del Sistema Solar donde aun se incluye a Plutón como parte del conjunto de planetas. Y lo que mas me ha sorprendido e irritado es que profesores de escuela siguen enseñando a sus alumnos algo que ha sido modificado hace bastante tiempo y que no es solamente del conocimiento de mentes ilustres, sino de todas las personas en general.

Pero retomando el camino que dejamos hace unos párrafos arriba, si Plutón ya no es considerado un planeta y es para muchos el punto de referencia que delimita el Sistema Solar del resto del Cosmos, ahora que ya no es un planeta. ¿Cual es el límite del Sistema Solar en realidad?

En cuanto al propio Plutón, nadie está seguro del todo de cuál es su tamaño, de qué está hecho, qué tipo de atmósfera tiene e incluso de lo que es realmente. Muchos astrónomos creen que no es en modo alguno un planeta, que sólo es el objeto de mayor tamaño que se ha localizado hasta ahora en una región de desechos galácticos denominada cinturón Kuiper. El cinturón Kuiper fue postulado, en realidad, por un astrónomo llamado F. C. Leonard en 1930, pero el nombre honra a Gerard Kuiper, un holandés que trabajaba en Estados Unidos y que fue quien difundió la idea.

Cinturón de Kuiper.

El cinturón Kuiper es el origen de lo que llamamos cometas de periodo corto (los que pasan con bastante regularidad), el más famoso de los cuales es el cometa Halley. Los cometas de periodo largo, que son más retraídos —y entre los que figuran dos que nos han visitado recientemente, Hale-Bopp y Hyakutake— proceden de la nube Oort, mucho más alejada, y de la que hablaremos más en breve.

La Nube de Oort

¿Y cómo de lejos es eso exactamente? Resulta casi inimaginable. El espacio es sencillamente enorme… Sencillamente enorme y nunca me cansare de decirlo.

Imaginemos, sólo a efectos de edificación y entretenimiento, que estamos a punto de iniciar un viaje en una nave espacial. No vamos a ir muy lejos, sólo hasta el borde de nuestro sistema solar. Pero necesitamos hacernos una idea de lo grande que es el espacio y la pequeña parte del mismo que ocupamos.

Nos vamos de Viaje..!!

La mala noticia es que mucho me temo que no podamos estar de vuelta en casa para la cena. Incluso en el caso de que viajásemos a la velocidad de la luz (300.000 kilómetros por segundo), tardaríamos siete horas en llegar a Plutón. Pero no podemos aproximarnos siquiera a esa velocidad. Tendremos que ir a la velocidad de una nave espacial, y las naves espaciales son bastante más lentas. La velocidad máxima que ha conseguido hasta el momento un artefacto humano es la de las naves espaciales Voyager 1 y 2, que están ahora alejándose de nosotros a unos 56.000 kilómetros por hora.

La Sonda Voyager 1.

La razón de que se lanzasen estas naves cuando se lanzaron (en agosto y septiembre de 1977) era que Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno estaban alineados de una forma que sólo se da una vez cada 175 años. Esto permitía a las dos naves utilizar una técnica de «aprovechamiento de la gravedad» por la que eran lanzadas sucesivamente de un gigante gaseoso al siguiente en una especie de versión cósmica de chasquido de látigo. Aun así, tardaron nueve años en llegar a Urano y doce en cruzar la órbita de Plutón.

De una forma u otra, será un viaje largo. Es probable que de lo primero que te des cuenta sea que el espacio tiene un nombre extraordinariamente apropiado y que es muy poco interesante, por desgracia.

Posiblemente nuestro sistema solar sea lo más animado que hay en billones de kilómetros, pero todo el material visible que contiene (el Sol, los planetas y sus lunas, los 1.000 millones de rocas que giran en el cinturón de asteroides, los cometas y demás cuerpos a la deriva) ocupan menos de una billonésima parte del espacio disponible.

 Te darás cuenta también enseguida de que ninguno de los mapas que hayas podido ver del sistema solar estaba dibujado ni siquiera remotamente a escala. La mayoría de los mapas que se ven en las clases muestra los planetas uno detrás de otro a intervalos de buena vecindad —los gigantes exteriores llegan incluso a proyectar sombras unos sobre otros en algunas ilustraciones) —, pero se trata de un engaño necesario para poder incluirlos a todos en la misma hoja. 

Sistema Solar representado sin escala

En verdad, Neptuno no está un poquito más lejos que Júpiter. Está mucho más allá de Júpiter, cinco veces más que la distancia que separa a Júpiter de la Tierra, tan lejos que recibe sólo un 3 % de la luz que recibe Júpiter. Las distancias son tales, en realidad, que no es prácticamente posible dibujar a escala el sistema solar. Aunque añadieses montones de páginas plegadas a los libros de texto o utilizases una hoja de papel de cartel realmente muy grande, no podrías aproximarte siquiera.

En un dibujo a escala del sistema solar, con la Tierra reducida al diámetro aproximado de un guisante, Júpiter estaría a 300 metros de distancia y, Plutón, a 2,5 kilómetros —y sería del tamaño similar al de una bacteria, así que de todos modos no podrías verlo—. A la misma escala, Próxima Centauri, que es la estrella que nos queda más cerca, estaría a 16.000 kilómetros de distancia. Aunque lo redujeses todo de tamaño hasta el punto en que Júpiter fuese tan pequeño como el punto final de esta frase y Plutón no mayor que una molécula, Plutón seguiría quedando a 1o metros de distancia.

Así que el sistema solar es realmente enorme. Cuando llegásemos a Plutón, nos habríamos alejado tanto del Sol —nuestro amado y cálido Sol, que nos broncea y nos da la vida—, que éste se habría quedado reducido al tamaño de una cabeza de alfiler. Sería poco más que una estrella brillante.

El Sol visto desde los planetas del Sistema Solar y Plutón.

En un vacío tan solitario se puede empezar a entender por qué han escapado a nuestra atención incluso los objetos más significativos (las lunas de Plutón, por ejemplo). Y Plutón no ha sido ni mucho menos un caso único a ese respecto. Hasta las expediciones del Voyager, se creía que Neptuno tenía dos lunas. El Voyager descubrió otras seis. Cuando yo era un niño, se creía que había 30 lunas en el sistema solar. Hoy el total es de 9o, como mínimo, y aproximadamente un tercio de ellas se han descubierto en los últimos años. Lo que hay que tener en cuenta, claro, cuando se considera el universo en su conjunto, es que ni siquiera sabemos en realidad lo que hay en nuestro sistema solar.

Bueno, la otra cosa que notarás, cuando pasemos a toda velocidad Plutón, es que estamos dejando atrás Plutón. Si compruebas el itinerario, verás que se trata de un viaje hasta el borde de nuestro sistema solar, y me temo que aún no hemos llegado. Plutón puede ser el último objeto que muestran los mapas escolares, pero el sistema solar no termina ahí. Ni siquiera estamos cerca del final al pasar Plutón.

El Cinturón de Kuiper.

Después de Plutón   hemos de pasar por El Cinturón de Kuiper. Es una región en forma de disco que se encuentra más allá de la órbita de Neptuno, aproximadamente entre 30 y 100 UA (Unidades Astronómicas) del Sol, que contiene muchos pequeños cuerpos helados. Actualmente se le considera la fuente de los cometas de periodo corto.  Aunque los valores de las estimaciones son bastante variables, se calcula que existen al menos 70.000 “transneptunianos” entre las 30 y 50 unidades astronómicas, con diámetros superiores a los 100 km. Más allá de las 50 UA es posible que existan más cuerpos de este tipo, pero en todo caso están fuera del alcance de las actuales técnicas de detección. Las observaciones muestran también que se hallan confinados dentro de unos pocos grados por encima o por debajo del plano de la eclíptica. Estos objetos se les conoce como KBO’s (Kuiper Belt Objects).

El estudio del cinturón de Kuiper es muy interesante por varios motivos:

  • Los objetos que contiene son remanentes muy primitivos de las primeras fases de acreción del sistema solar. La región central, más densa, se condensó para formar los planetas gigantes (las composiciones de Urano y Neptuno son casi idénticas a la de los cometas). En la región más y menos densa, la acreción progresó lentamente, pese a lo cual se formaron un gran número de pequeños cuerpos.
  • Es aceptado ampliamente que el cinturón de Kuiper es la fuente de los cometas de corto período, del mismo modo que la nube de Oort lo es para los de largo período.

Ocasionalmente, la órbita de un objeto del Cinturón de Kuiper se verá perturbada por las interacciones de los planetas gigantes de tal forma que cruzará la de Neptuno. Entonces será muy probable que tenga un encuentro cercano con Neptuno, quien le expulsará del sistema solar o lo enviará en una órbita que cruce las de los otros planetas gigantes o incluso hacia el sistema solar interior.

Curiosamente, parece que los objetos de la Nube de Oort se formaron más cerca del Sol que los objetos del Cinturón de Kuiper. Los objetos pequeños que se formaran cerca de los planetas gigantes habrían sido eyectados del sistema solar debido a los encuentros gravitatorios. Aquellos que no escaparan del todo formarían la distante Nube de Oort. Los objetos pequeños que se formaran más lejos no sufrirían estas interacciones y formarían el Cinturón de Kuiper.

La Nube de Oort.

No llegaremos hasta el borde del sistema solar hasta que hayamos cruzado la nube de Oort, un vasto reino celestial de cometas a la deriva, y no llegaremos hasta allí durante otros —lo siento muchísimo— 10.000 años. Plutón, lejos de hallarse en el límite exterior del sistema solar, como tan displicentemente indicaban aquellos mapas escolares, Plutón se encuentra apenas a una cincuenta-milésima parte del trayecto.

No tenemos ninguna posibilidad de hacer semejante viaje, claro. Los 386.000 kilómetros del viaje hasta la Luna. Aún representan para nosotros una empresa de enorme envergadura. La misión tripulada a Marte, solicitada por el primer presidente Bush en un momento de atolondramiento pasajero, se desechó tajantemente cuando alguien averiguó que costaría 450.000 millones de dólares y que, con probabilidad, acabaría con la muerte de todos los tripulantes.

Basándonos en lo que sabemos ahora yen lo que podemos razonablemente imaginar, no existe absolutamente ninguna posibilidad de que un ser humano llegue nunca a visitar el borde de nuestro sistema solar… nunca. Queda demasiado lejos. Tal como están las cosas, ni siquiera con el telescopio Hubble podemos ver el interior de la nube Oort, así que no podemos saber en realidad lo que hay allí. Su existencia es probable, pero absolutamente hipotética.” Lo único que se puede decir con seguridad sobre la nube Oort es, más o menos, que empieza en algún punto situado más allá de Plutón y que se extiende por el cosmos a lo largo de unos dos años luz. La unidad básica de medición en el sistema solar es la Unidad Astronómica, UA, que representa la distancia del Sol a la Tierra.

Plutón está a unas 40 UA de la Tierra y, el centro de la nube Oort, a unas 50.000 UA.

Ls verdadera extensión de nuestro Sistema Solar.

El Sistema Solar en Perspectiva.

Pero finjamos de nuevo que hemos llegado a la nube Oort. Lo primero que advertirías es lo tranquilísimo que está todo allí. Nos encontramos ya lejos de todo… tan lejos de nuestro Sol que ni siquiera es la estrella más brillante del firmamento. Parece increíble que ese diminuto y lejano centelleo tenga gravedad suficiente para mantener en órbita a todos esos cometas. No es un vínculo muy fuerte, así que los cometas se desplazan de un modo mayestático, a una velocidad de unos 563 kilómetros por hora. De cuando en cuando, alguna ligera perturbación gravitatoria (una estrella que pasa, por ejemplo) desplaza de su órbita normal a uno de esos cometas solitarios. A veces se precipitan en el vacío del espacio y nunca se los vuelve a ver, pero otras veces caen en una larga órbita alrededor del Sol.

Esquema del Sistema Solar.

Ese es nuestro verdadero Sistema Solar, mucho mas grande de lo que pensábamos. Aunque en el vasto Universo, nuestro Sistema Solar es como un grano de arena en un desierto infinito…!!  

Pero en vez de desanimarnos al ver el enorme Cosmos lleno de secretos, debemos alegrarnos puesto que hay mucho por descubrir, mucho por discutir y mucho por aportar a la Ciencia…

Referencias |

Anuncios

El Universo y sus feroces Monstruos

El titulo de esta entrada créanme que no ha sido exagerado de ninguna manera. Para muchos el basto Universo es tranquilo, y en realidad parece ser gobernado por verdadera paz que impera en todas direcciones veamos a donde veamos. Pero esa idea errónea que casi todos tenemos es causada en parte debido a que no podemos ver la mayoría de las bestias que salpican nuestro cosmos.

El Universo en realidad es un lugar que definido en pocas palabras seria algo como: caos, desorden, fuerza, peligro y muchos otros sinónimos. 

El Universo se genero con una violenta explosión y desde su inicio se siguen produciendo toda clase de procesos violentos en él.

Existen muchos feroces monstruos que se estremecen en puntos lejanos del Universo y hay varios que están bastante cerca como para no ignorarlos.  La mayoría de ellos son enormes y para poder medirlos los astrofísicos los comparan con la masa de nuestro Sol, equivalente a unas 332.950 veces la masa de la Tierra, su valor es:

Dentro de todos esos gigantes violentos, mencionare a quienes mas destacan, tanto por su voracidad como por su increíble energía. Los principales son:

  • Las Supernovas
  • Los Agujeros Negros Supermasivos
  • Los Quasares 
  • Y los Magnetares.

Todos ellos empiezan su historia con la muerte de una estrella cuyo destino final dependerá de la masa que posea. Imaginemos una estrella como nuestro Sol, cuando este “muera” se transformara en una enana blanca, un remanente un tanto inerte de lo que era cuando aun no no había agotado su combustible nuclear.

Si el Sol fuera ocho veces mas masivo entonces al morir todo indicaría que se convertirá en una estrella de neutrones, la cual surge luego de una explosión de determinados tipos de supernova.

Si el Sol fuera unas treinta veces mas masivo, el resultado final seria un hambriento agujero negro.

Cuando algunos de estos monstruos interactúan con otras estrellas u objetos de su mismo tipo se originan algunos eventos cósmicos extraordinariamente energéticos  tan fantásticos que su detección es celebrada por los astrónomos de todo el mundo.

Observatorio Swift

Debido a ello, el Universo conocido esta siendo vigilado continuamente para que no nos perdamos de tan espectaculares acontecimientos, los astrofísicos investigan el Cosmos con los ojos electrónicos de los observatorios espaciales, como el Fermo, el Swift, el Hubble, el CXO, y varios mas de la NASA que buscan el rastro de algunos monstruos cósmicos en las emanaciones de rayos Gammaráfagas colosales de energía que surgen tras una explosión de supernova muy potente, o tras la colisión de objetos masivos y compactos, como las estrellas de neutrones o los agujeros negros.

Las Supernovas

Una supernova es una enorme explosión estelar que se manifiesta de forma increíble  algunas veces se puede notar a simple vista en algún lugar de la esfera celeste en donde anteriormente no se tenia constancia de existiese algo en particular. Debido a ello se les denomino supernovas (estrellas nuevas).

Una supernova puede llegar a producir destellos de luz muy intensos que pueden prolongarse durante semanas e inclusive varios meses. Su característica principal es que aumentan su intensidad luminosa hasta que superan la del resto de la galaxia y llegan a una magnitud absoluta.

Su origen aun se debate, pueden ser estrellas muy masivas que son incapaces de sostenerse por la presión de degeneración de los electrones [1], lo que provoca que se contraigan violenta y repentinamente generando durante el proceso una enorme emisión de energía. Llegando a liberar en repetidas ocasiones  1044 J de energia.

La explosión de una supernova provoca la expulsión de las capas externas de una estrella por medio de poderosas ondas de choque.

Un caso muy conocido ocurrió a primeras horas de la mañana del 19 de marzo del 2008, un punto muy luminoso se hizo visible en la constelación de Boyero, no se trataba de una estrella nueva, era una explosión de rayos gamma de 2.5 millones de veces mas luminosa que la mas brillante de las supernovas, ocurrida en una época tan remota que el Universo ni siquiera había alcanzado la mitad de su edad actual. Ese fenómeno impresionante duro unos 15 segundos y aunque provoco mucho entusiasmo en la comunidad astronómica de todo el mundo, quedo en segundo plano, porque en la mañana del 23 de abril, los instrumentos abordo del telescopio espacial Swift de la NASA captaron una explosión cataclísmica en la constelación de Leo.

Ese evento que apenas duro unos 10 segundos, constituye la mayor fuente de radiaciones gamma jamas descubierta hasta la fecha, esa estrella seguramente se convirtió en un agujero negro. Ese suceso ocurrió a mas de 13.000 millones de años luz, y tuvo lugar apenas unos 630 millones de años después del Big Bag, y es el acontecimiento astrofísico mas antiguo jamas detectado hasta ahora.

El objeto mas lejano, el GRB 090423 (dentro del circulo) ocurrió unos 630 millones de años después del Big Bang .

A esa distancia, la mayoría de las explosiones de supernovas son indetectables. Sólo un 1% de ellas lo hace de tal forma que la materia es expulsada a mas de 99.99% de la velocidad de la luz. Se trata de un suceso increíblemente energético (las explosiones de rayos gamma generan mas energía en unos segundos que nuestra estrella en toda su vida), que confirma que en las primeras etapas del Universo ya se producía el nacimiento y colapso de estrellas masivas.

 

Agujero Negro Supermasivo 

Lo que llamamos un agujero negro Supermasivo es un agujero negro con una masa del orden de millones o inclusive miles de millones de masas solares.

Se cree que muchas, si no es que todas las galaxias tienen un agujero negro supermasivo en su centro. Inclusive una de las teorías mas extendidas en los últimos tiempos es que todas las galaxias elípticas y espirales tienen un agujero negro supermasivo en su centro, lo cual conseguiría generar suficiente gravedad como para mantener la unidad.

Imagen del desarrollo de Sagitario A*

El ejemplo mas claro es el que tenemos mas próximo, en el centro de nuestra galaxia se encuentra Sagitario A*, cuya existencia se ha confirmado de forma definitiva en el centro de la Vía Láctea. Para detectarlo los astrónomos utilizaron ondas de rayos infrarrojos que evitaban el polvo estelar que bloquea la vista de esa zona central. Durante años, fueron tomando puntos de referencia de la órbita de las 28 estrellas, que se mueven más rápido por estar cerca del agujero negro. «Han podido estudiar la órbita completa de una de ellas que tarda 16 años en recorrerla y de ese modo pueden definir la materia que siente cada estrella, que es la que tiene el agujero negro.

En algunas regiones del espacio, la fuerza de gravedad es tan formidable que ni la luz puede escapar. Eso es, en esencia un agujero negro, pero los agujeros negros supermasivos son auténticos monstruos cósmicos con un diámetro tan grande como la del Sistema Solar.

Los agujeros negros de este tamaño pueden formarse solo de dos formas: por un lento crecimiento de materia (que requiere un periodo muy largo de tiempo y enormes cantidades de materia ), o directamente por presión externa en los primeros instantes del Big Bang.

El agujero negro supermasivo mas grande de todos podría ser un agujero negro que esta situado en la galaxia NGC mil 227, ubicada a 220 millones de años luz de distancia de la Tierra en la constelación de Perseo.

Se especula que agujeros negros supermasivos en el centro de muchas galaxias, actuarían como los “motores” de las mismas, provocando sus movimientos giratorios, tales como galaxias Seyfert [2] y quasares.

Los Quasares

Un quasar es técnicamente una galaxia hiperactiva, los quasares son las mas brillantes y letales del espacio. En el corazón de esas galaxias habita un monstruo galáctico, los quasares son alimentados por un agujero negro supermasivo que absorbe continuamente enormes cantidades de materia y estrellas cada año. Los quasares con los objetos energéticos mas efectivos del universo, emiten mas energía que 100 galaxias normales. 

Los quares visibles muestran un desplazamiento al rojo muy alto. El consenso científico dice que esto es un efecto de la expansión métrica del universo entre los quasares y la Tierra. Combinando esto con la Ley de Hubble se sabe que los quasares están muy distantes. Para ser observables a esas distancias, la energía de emisión de los quasares hace empequeñecer a casi todos los fenómenos astrofísicos conocidos en el universo, exceptuando comparativamente a eventos de duración breve como supernovas y brotes de rayos gamma. Los quasares pueden fácilmente liberar energía a niveles iguales que la combinación de cientos de galaxias medianas. La luz producida sería equivalente a la de un billón de soles.

Todos los quasares se sitúan a grandes distancias de la Tierra, el más cercano a 780 millones de años luz y el más lejano a 13.000 millones de años luz,

Los Magnetares o Imanes de los Dioses

Un magnetar o magnetoestrella es una estrella de neutrones alimentada con un campo magnético extremadamente fuerte. Estas estrellas desprenden emisiones de alta energía de rayos X y rayos gamma.  Se estima que este tipo de cuerpos celestes se originan de estrellas que poseen entre 30 a 40 veces la masa de nuestro Sol. 

La vida activa de un magnetar es corta, sus potentes campos magnéticos se desmoronan pasados los 10.000 años, perdiendo consecuentemente su vigorosa emisión de rayos X.

Un magnetar que cuente con un radio de tan sólo 10 kilómetros contiene la misma masa que nuestro Sol.

El 27 de diciembre de 2004, se registró un estallido de rayos gamma proveniente del magnetar denominado SGR 1806-20 situado en la Vía Láctea. El origen estaba situado a unos 50.000 años luz. En la opinión de eminentes astrónomos, si se hubiera producido a tan solo 10 años luz de la Tierra, −distancia que nos separa de alguna de las estrellas más cercanas−, hubiera peligrado seriamente la vida en nuestro planeta al destruir la capa de ozono, alterando el clima global y destruyendo la atmósfera. Esta explosión resultó ser unas cien veces más potente que cualquier otro estallido registrado hasta esa fecha. La energía liberada en dos centésimas de segundo fue superior a la producida por el Sol en 250.000 años.

Mas recientemente en agosto de 2005, el satélite Swift de la NASA capto un resplandor super brillante en una remota región del universo que tardo 250 segundos. Esa explosión produjo la misma energía que generaría nuestro Sol durante 10.000 millones de años. Ese fenómeno correspondía con un inusual estallido de rayos gamma y encajaba, con la actividad de un Magnetar.

Y en junio de 2010, la Agencia Espacial Europea anuncio el hallazgo de uno es estos objetos a 15.000 años luz de la tierra. Pese a la distancia, es capaz de aportar a nuestro planeta tanta energía como una erupción Solar.

A continuación se puede ver una pequeña comparación entre distintas intensidades de campos magnéticos:

  • Brújula movida por el campo magnético de la Tierra: 0,6 Gauss
  • Pequeño imán, como los sujetapapeles de los frigoríficos: 100 Gauss
  • Campo generado en la Tierra por los electro imanes más potentes:4,5×105 Gauss
  • Campo máximo atribuido a una de las denominadas estrellas blancas: 10×108 Gauss
  • Magnetares (SGRs y AXPs):  1014 ~ 1015 Gauss

Sin duda alguna los cuerpos que crean los mayores campos magnéticos de todo el Universo.  

Si algún astronauta hipotéticamente se desviara de su curso y se acercase a unos 100.000 km de distancia, las consecuencias serian terroríficas, el campo magnético del magnetar podría desordenar los átomos de la carne humana y sus fuerzas gravitatorias destrozarían a una persona.

Un magnetar situado a 10 años luz de nuestro Sistema Solar podría causar un cataclismo cósmico, destruiría nuestra atmósfera y seria el fin de la vida en la Tierra.

Aunque la probabilidad de que se encuentren cerca de nosotros es casi nula, podemos estar tranquilos. Lo bueno de todo esto es que aunque ocurriera cualquier contacto con alguno de estos monstruos muchos de nosotros ya no estaremos aquí para verlo. Al menos eso es lo que dicen los científicos.

Descubiertas las primeras galaxias del Universo

Recientemente se ha confeccionado el primer censo de las galaxias más primitivas y distantes. Un equipo de astrónomos dirigido por el Instituto Tecnológico de California (Caltech), en Pasadena, ha utilizado el Telescopio Espacial Hubble de la NASA para descubrir siete de las galaxias más arcaicas y distantes.

La más antigua de estas galaxias descubiertas ha sido observada tal como era cuando el universo tenía sólo 380 millones años de edad. Todas las galaxias recién descubiertas se formaron hace más de 13.000 millones de años, cuando el universo tenía sólo el 4 por ciento de su edad actual. A ese período los astrónomos lo llaman el “amanecer cósmico”, debido a que fue entonces cuando nacieron las primeras galaxias y el universo pasó a estar más iluminado. Las estrellas y galaxias comenzaron a formarse alrededor de 200 millones de años después del Big Bang. El universo tiene ahora 13.700 millones de años de edad.

Las nuevas observaciones abarcan un período de entre 350 millones y 600 millones de años después del Big Bang, y representan el primer censo fiable de galaxias en una época tan temprana de la historia cósmica. Los astrónomos han comprobado que la cantidad de galaxias aumentó constantemente con el paso del tiempo, lo que respalda la idea de que las primeras galaxias no se formaron en una proliferación masiva y acelerada, sino que poco a poco se fueron forjando con la progresiva anexión de estrellas

[Img #11725]

La nueva imagen de campo ultraprofundo del Hubble revela 7 galaxias remotas nunca antes vistas. 

Dado que a la luz le toma miles de millones de años viajar distancias tan vastas, las imágenes astronómicas muestran cómo se veía el universo durante ese período, hace miles de millones de años, cuando la luz que ahora nos llega se embarcó en su viaje. Cuanto más lejos en el espacio miran los astrónomos, más atrás en el tiempo están viendo.

En el nuevo estudio, el equipo de Richard Ellis ha explorado los confines conocidos del cosmos y, por lo tanto, un pasado igual de lejano, en este caso el más remoto que ha sido estudiado hasta ahora con el Telescopio Espacial Hubble. Las nuevas observaciones llevaron al Hubble al límite de sus capacidades técnicas, y permiten atisbar cómo serán las que se hagan con la próxima generación de telescopios espaciales infrarrojos, gracias a los cuales será posible sondear el universo aún más atrás en el tiempo.

Información Adicional: http://www.caltech.edu/content/caltech-led-astronomers-discover-galaxies-near-cosmic-dawn

Ultimo catalogo de Kepler y los Exoplanetas

El fruto del trabajo realizado últimamente con los datos reunidos por el telescopio espacial Kepler, de la NASA, ha sido presentado de forma oficial: A la lista de planetas descubiertos en otros sistemas solares habrá que agregarle 461 más, si se confirma que estos últimos son lo que parecen.

Cuatro de los potenciales nuevos planetas tienen menos del doble del tamaño de la Tierra y orbitan en la franja que se conoce como Zona Habitable, la región en un sistema planetario donde por la distancia idónea a la estrella las temperaturas podrían permitir la existencia de agua líquida en la superficie de los planetas allí ubicados.

Desde que el último catálogo del Kepler fuera publicado en febrero de 2012, el número de candidatos descubiertos a partir de los datos reunidos por ese telescopio espacial, ha aumentado en un 20 por ciento, y ahora alcanza los 2.740 planetas potenciales en órbita a 2.036 estrellas. Los aumentos más espectaculares se ven en el número de planetas de tamaño terrestre y en el de los de tamaño algo mayor (los conocidos como SuperTierras), que aumentaron en un 43 y en un 21 por ciento respectivamente.

Los candidatos requieren observaciones y análisis adicionales para ser confirmados como planetas. A principios de 2012, 33 candidatos descubiertos a partir de los datos del Kepler fueron confirmados como planetas. Hoy en día, hay 105.

El gran número de sistemas solares que parecen poseer más de un planeta, dispuestos en órbitas que siguen aproximadamente el mismo plano, implica que nuestro sistema solar no es una rareza cósmica como algunos creían, sino algo muy típico en el universo.

A juzgar por lo rápido que crece la lista de planetas descubiertos alrededor de otras estrellas, y el porcentaje bastante elevado de ellos que están en esa franja orbital conocida como la Zona Habitable, ya no parece exclusiva de la ciencia-ficción la posibilidad de hallar un planeta lo bastante parecido a la Tierra como para albergar vida comparable en lo básico a la que conocemos aquí.

Las palabras de Steve Howell, científico de la NASA y miembro del equipo de la misión del Kepler, son elocuentes: “Ya no se trata de si encontraremos un verdadero análogo de la Tierra, sino de cuándo lo encontraremos“.

La lista completa de los candidatos a planeta del proyecto Kepler está disponible en una tabla interactiva en el archivo de exoplanetas de la NASA.

Información adicional: http://www.jpl.nasa.gov/news/news.php?release=2013-005

Tabla Interactiva de Exoplanetas: http://exoplanetarchive.ipac.caltech.edu/index.html

El agujero negro de mayor masa del universo

Se ha descubierto un agujero negro que sacude los cimientos de muchos modelos actuales de evolución galáctica. Este monstruo tiene 17.000 millones de veces la masa del Sol, y es, por tanto, bastante más pesado de lo predicho por los modelos. Y aún más importante: el objeto podría ser el agujero negro más masivo conocido hasta la fecha.

Los astrónomos creen que hay un agujero negro supermasivo en el centro de cada galaxia. La masa de los agujeros negros de esa clase va desde varios cientos de miles de masas solares hasta unos pocos miles de millones. El agujero negro mejor investigado tiene alrededor de cuatro millones de masas solares y se encuentra en el centro de nuestra galaxia, la Vía Láctea.

En los estudios sobre las masas de galaxias distantes y sus agujeros negros se ha comprobado una interesante correlación: Un agujero negro alcanza típicamente sólo una fracción muy concreta de la masa total de la galaxia. Aunque no se conoce muy bien el por qué de esta proporción, desempeña un papel importante en todos los modelos teóricos actuales sobre evolución de galaxias.

Ahora, durante una búsqueda sistemática que se inició en 2010, y en la que se ha trabajado con el telescopio Hobby-Eberly y las imágenes archivadas del telescopio espacial Hubble, el equipo dirigido por Remco van den Bosch, del Instituto Max Planck para la Astronomía en Alemania, ha localizado un agujero negro que incumple esta proporción.

Está en el centro de la galaxia NGC 1277, ubicada a 220 millones de años-luz, en la constelación de Perseo. NGC 1277 tiene tan sólo el 10 por ciento del tamaño y de la masa de nuestra Vía Láctea.

[Img #11313]

Con el fin de determinar la masa del agujero negro, van den Bosch y sus colegas produjeron un modelo dinámico de la galaxia que incluye todas las órbitas estelares posibles. Comparaciones sistemáticas de los datos del modelo con los de las observaciones mostraron qué combinaciones de órbitas y valores de masa del agujero negro proporcionan la mejor explicación para las observaciones.

El resultado es que el agujero negro del centro de NGC 1277 debe tener alrededor de 17.000 millones de masas solares. Esto significa que el agujero podría ser el más masivo conocido. Se calcula que la masa del agujero negro que ahora ostenta el récord actual debe tener entre 6.000 y 37.000 millones de masas solares. Si el valor real está en el extremo inferior de este rango, el agujero de NGC 1277 superaría este récord.

Sin embargo, la mayor sorpresa para los astrónomos es que este agujero tan masivo esté en una galaxia bastante pequeña. A juzgar por el tamaño de ésta, el agujero negro debería ser mucho menos masivo, si tenemos en cuenta la citada proporción típica entre masa de una galaxia y masa de su agujero negro central.

Es que acaso los científicos se han equivocado, o es algo que escapa de los precedentes históricos de la astronomía y la astrofisica…

MAYOR INFORMACIÓN: http://www.mpg.de/6648360/black-hole-galaxy-models?filter_order=L