Archivo del sitio

Los mejores programas para Astrónomos Aficionados

La inmensidad del Universo no se puede comparar absolutamente con nada, seguramente desde que eramos tan solo unos niños nos enseñaron que el Cosmos es prácticamente infinito y que nuestro planeta es tan solo un diminuto punto en un inacabable mar de sorprendentes monstruos. Concebir la idea de que exista algo que sea tan grande como para que sea prácticamente imposible siquiera imaginárnoslo es algo que deja pasmado a cualquiera.

La belleza y complejidad del Universo es impresionante. Seguramente usted, querido lector, al igual que yo, nos hemos encontrado alguna noche oscura y tranquila ante el hermoso baile celestial de un sin fin de brillantes gigantes. Pocas cosas en la vida se pueden comparar al sentimiento de asombro e incontenible curiosidad que llena nuestros adentros al ser testigos de una de las mas grandes maravillas del Universo.

Desde la antigüedad el hombre sintió la necesidad de saber mas acerca de su entorno cercano y también de lo mas lejano.  En nuestros días saciar esa necesidad e increíble curiosidad esta al alcance de unos cuantos clics, pero para los que preferimos pasar la noche en algún lugar solitario y lejano de la contaminación lumínica de las enormes ciudades es mucho mas satisfactorio observar las estrellas y cuerpos celestes sin otro intermediario que un telescopio o unos prismáticos (conocidos también como binoculares) y descubrir por nosotros mismos los secretos del Cosmos.

Y para todos los que comparten conmigo la afición a ver estrellas desde el claro de alguna colina o el ultimo piso de un rascacielos o desean iniciar su camino en esta afición seguramente les harán falta algunas cartas astronómicas para poder localizar el cuerpo celeste que desean observar o por lo menos saber que es exactamente lo que están viendo. Así que aquí tratare los temas concernientes a varios programas que en el transcurso de mi vida he utilizado y que me han ayudado grandemente cuando no tengo conexión a la Internet.

CELESTIA

Es un software planetario gratuito, de libre distribución bajo licencia GNU por lo que es completamente gratis, que nos posibilita explorar el Universo en tres dimensiones, simular viajes a través de nuestro sistema solar, viajar a más de 100.000 estrellas de la vía láctea o incluso fuera de nuestra galaxia. Celestia viene con un catálogo grande de estrellas, de galaxias, de planetas, de lunas, de asteroides, de cometas, y de naves espaciales. Si éste no es bastante, puedes descargar (e incluso diseñar) gran cantidad de nuevos objetos, reales o imaginarios, y agregarlos fácilmente

Ventajas: 

  • Puedes utilizarlo en cualquier computadora sin importar el rendimiento (es un programa muy ligero).
  • Puedes dividir la pantalla hasta en 32 secciones para seguir diferentes objetos
  • Puedes configurar el tiempo a placer, así que puedes ver eclipses de siglos pasados o bien los del próximo milenio.
  • Puedes tomar una captura de pantalla.
  • Tiene animaciones en 3D.
  • Puedes tomar vídeos de los desplazamientos en 3D.
  • Hay versiones para Windows, Mac y Linux.

Desventajas:

  • Si necesitas información extra sobre algún objeto eres dirigido a una pagina web con el contenido, algo que para mi gusto no es grato.
  • Es un poco difícil de controlar pero nada del otro mundo.

Clic sobre la Imagen para ir al sitio de oficial de descarga.

WINSTARS

Como su nombre lo indica es un mapa de estrellas, simplemente mi favorito tanto por su manejabilidad como por su capacidad de controlar la mayoría de las monturas disponibles en el mercado, por lo que solo debes alinear bien tu telescopio introducir las coordenadas o simplemente seleccionar el objeto que quieres ver y el programa hará el resto.

Ventajas:

  • Tiene una base de datos de 2.500.000 de estrellas.
  • Una dirección de observación fácil de utilizar.
  • Interfaz 3D para mayor realismo.
  • Información detallada acerca de cada objeto.
  • Impulsa una amplia gama de telescopios
  • Tiene una versión de pago muy barata.
  • Cuenta con perspectiva desde la superficie de la Tierra en tiempo real de todos los objetos.

Desventajas:

  • Tiene algunas funciones bloqueadas solo para usuarios de pago pero con una licencia de educación gratuita se pueden activar.
  • La visualización en modo Planetario no es cómoda.

Clic sobre la imagen para ir a la pagina Oficial de Descarga.

 

 

STELLARIUM

Stellarium es un programa gratuito de código abierto. Es capaz de mostrar un cielo realista en 3D, tal como se aprecia a simple vista, con binoculares o telescopio. Se está usando en proyectores de planetario. Sólo especifica las coordenadas y listo. Es un programa que me encanta por sus gráficos y perspectivas visuales pero que algunas veces tiende a confundir en cuanto a coordenadas. Lo he utilizado en infinidad de ocasiones y es un programa que vale la pena probar.

Ventajas:

  • Cuenta con constelaciones de doce culturas diferentes.
  • Vía Láctea muy realista.
  • Catalogo con mas de 210 millones de estrellas.
  • Un zoom muy intuitivo.
  • Esta en español.
  • Posee control del telescopio.
  • Proyección de ojo de pez para las cúpulas del planetario.
  • Simulaciones de estrellas fugaces, eclipses y supernovas.
  • Puede personalizarse increíblemente.
  • Es gratis y de licencia GNU.
  • Disponible para Linux, Mac, Windows.

Desventajas:

  • Tiende a ir un poco lento en ordenadores poco potentes.
  • El control de tiempo tiende a fallar con lapsos muy grandes de tiempo.
  • La interfaz tiende a ser demasiado técnica pero entendible.

Clic sobre la imagen para ir a la pagina Oficial de descarga.

Los programas anteriores son muy buenos y completamente gratis…!!

Ademas aprovecho el espacio para pedirles disculpas por no actualizar seguido el Blog, quizás por estar descansando pero últimamente he estado enfermo,  espero reponerme pronto y regresar con todo dentro de unos cuantos días  Mientras tanto dedicare todo el tiempo que pueda a terminar con el diseño y elaboración del Webcomic que tengo pendiente con ustedes.

Saludos 🙂

[“Esta entrada participa en la XL edición del Carnaval de la Fisica, alojado en esta ocasión por el increible Blog de  Cuantos y Cuerdas“]

Anuncios

El Universo y sus feroces Monstruos

El titulo de esta entrada créanme que no ha sido exagerado de ninguna manera. Para muchos el basto Universo es tranquilo, y en realidad parece ser gobernado por verdadera paz que impera en todas direcciones veamos a donde veamos. Pero esa idea errónea que casi todos tenemos es causada en parte debido a que no podemos ver la mayoría de las bestias que salpican nuestro cosmos.

El Universo en realidad es un lugar que definido en pocas palabras seria algo como: caos, desorden, fuerza, peligro y muchos otros sinónimos. 

El Universo se genero con una violenta explosión y desde su inicio se siguen produciendo toda clase de procesos violentos en él.

Existen muchos feroces monstruos que se estremecen en puntos lejanos del Universo y hay varios que están bastante cerca como para no ignorarlos.  La mayoría de ellos son enormes y para poder medirlos los astrofísicos los comparan con la masa de nuestro Sol, equivalente a unas 332.950 veces la masa de la Tierra, su valor es:

Dentro de todos esos gigantes violentos, mencionare a quienes mas destacan, tanto por su voracidad como por su increíble energía. Los principales son:

  • Las Supernovas
  • Los Agujeros Negros Supermasivos
  • Los Quasares 
  • Y los Magnetares.

Todos ellos empiezan su historia con la muerte de una estrella cuyo destino final dependerá de la masa que posea. Imaginemos una estrella como nuestro Sol, cuando este “muera” se transformara en una enana blanca, un remanente un tanto inerte de lo que era cuando aun no no había agotado su combustible nuclear.

Si el Sol fuera ocho veces mas masivo entonces al morir todo indicaría que se convertirá en una estrella de neutrones, la cual surge luego de una explosión de determinados tipos de supernova.

Si el Sol fuera unas treinta veces mas masivo, el resultado final seria un hambriento agujero negro.

Cuando algunos de estos monstruos interactúan con otras estrellas u objetos de su mismo tipo se originan algunos eventos cósmicos extraordinariamente energéticos  tan fantásticos que su detección es celebrada por los astrónomos de todo el mundo.

Observatorio Swift

Debido a ello, el Universo conocido esta siendo vigilado continuamente para que no nos perdamos de tan espectaculares acontecimientos, los astrofísicos investigan el Cosmos con los ojos electrónicos de los observatorios espaciales, como el Fermo, el Swift, el Hubble, el CXO, y varios mas de la NASA que buscan el rastro de algunos monstruos cósmicos en las emanaciones de rayos Gammaráfagas colosales de energía que surgen tras una explosión de supernova muy potente, o tras la colisión de objetos masivos y compactos, como las estrellas de neutrones o los agujeros negros.

Las Supernovas

Una supernova es una enorme explosión estelar que se manifiesta de forma increíble  algunas veces se puede notar a simple vista en algún lugar de la esfera celeste en donde anteriormente no se tenia constancia de existiese algo en particular. Debido a ello se les denomino supernovas (estrellas nuevas).

Una supernova puede llegar a producir destellos de luz muy intensos que pueden prolongarse durante semanas e inclusive varios meses. Su característica principal es que aumentan su intensidad luminosa hasta que superan la del resto de la galaxia y llegan a una magnitud absoluta.

Su origen aun se debate, pueden ser estrellas muy masivas que son incapaces de sostenerse por la presión de degeneración de los electrones [1], lo que provoca que se contraigan violenta y repentinamente generando durante el proceso una enorme emisión de energía. Llegando a liberar en repetidas ocasiones  1044 J de energia.

La explosión de una supernova provoca la expulsión de las capas externas de una estrella por medio de poderosas ondas de choque.

Un caso muy conocido ocurrió a primeras horas de la mañana del 19 de marzo del 2008, un punto muy luminoso se hizo visible en la constelación de Boyero, no se trataba de una estrella nueva, era una explosión de rayos gamma de 2.5 millones de veces mas luminosa que la mas brillante de las supernovas, ocurrida en una época tan remota que el Universo ni siquiera había alcanzado la mitad de su edad actual. Ese fenómeno impresionante duro unos 15 segundos y aunque provoco mucho entusiasmo en la comunidad astronómica de todo el mundo, quedo en segundo plano, porque en la mañana del 23 de abril, los instrumentos abordo del telescopio espacial Swift de la NASA captaron una explosión cataclísmica en la constelación de Leo.

Ese evento que apenas duro unos 10 segundos, constituye la mayor fuente de radiaciones gamma jamas descubierta hasta la fecha, esa estrella seguramente se convirtió en un agujero negro. Ese suceso ocurrió a mas de 13.000 millones de años luz, y tuvo lugar apenas unos 630 millones de años después del Big Bag, y es el acontecimiento astrofísico mas antiguo jamas detectado hasta ahora.

El objeto mas lejano, el GRB 090423 (dentro del circulo) ocurrió unos 630 millones de años después del Big Bang .

A esa distancia, la mayoría de las explosiones de supernovas son indetectables. Sólo un 1% de ellas lo hace de tal forma que la materia es expulsada a mas de 99.99% de la velocidad de la luz. Se trata de un suceso increíblemente energético (las explosiones de rayos gamma generan mas energía en unos segundos que nuestra estrella en toda su vida), que confirma que en las primeras etapas del Universo ya se producía el nacimiento y colapso de estrellas masivas.

 

Agujero Negro Supermasivo 

Lo que llamamos un agujero negro Supermasivo es un agujero negro con una masa del orden de millones o inclusive miles de millones de masas solares.

Se cree que muchas, si no es que todas las galaxias tienen un agujero negro supermasivo en su centro. Inclusive una de las teorías mas extendidas en los últimos tiempos es que todas las galaxias elípticas y espirales tienen un agujero negro supermasivo en su centro, lo cual conseguiría generar suficiente gravedad como para mantener la unidad.

Imagen del desarrollo de Sagitario A*

El ejemplo mas claro es el que tenemos mas próximo, en el centro de nuestra galaxia se encuentra Sagitario A*, cuya existencia se ha confirmado de forma definitiva en el centro de la Vía Láctea. Para detectarlo los astrónomos utilizaron ondas de rayos infrarrojos que evitaban el polvo estelar que bloquea la vista de esa zona central. Durante años, fueron tomando puntos de referencia de la órbita de las 28 estrellas, que se mueven más rápido por estar cerca del agujero negro. «Han podido estudiar la órbita completa de una de ellas que tarda 16 años en recorrerla y de ese modo pueden definir la materia que siente cada estrella, que es la que tiene el agujero negro.

En algunas regiones del espacio, la fuerza de gravedad es tan formidable que ni la luz puede escapar. Eso es, en esencia un agujero negro, pero los agujeros negros supermasivos son auténticos monstruos cósmicos con un diámetro tan grande como la del Sistema Solar.

Los agujeros negros de este tamaño pueden formarse solo de dos formas: por un lento crecimiento de materia (que requiere un periodo muy largo de tiempo y enormes cantidades de materia ), o directamente por presión externa en los primeros instantes del Big Bang.

El agujero negro supermasivo mas grande de todos podría ser un agujero negro que esta situado en la galaxia NGC mil 227, ubicada a 220 millones de años luz de distancia de la Tierra en la constelación de Perseo.

Se especula que agujeros negros supermasivos en el centro de muchas galaxias, actuarían como los “motores” de las mismas, provocando sus movimientos giratorios, tales como galaxias Seyfert [2] y quasares.

Los Quasares

Un quasar es técnicamente una galaxia hiperactiva, los quasares son las mas brillantes y letales del espacio. En el corazón de esas galaxias habita un monstruo galáctico, los quasares son alimentados por un agujero negro supermasivo que absorbe continuamente enormes cantidades de materia y estrellas cada año. Los quasares con los objetos energéticos mas efectivos del universo, emiten mas energía que 100 galaxias normales. 

Los quares visibles muestran un desplazamiento al rojo muy alto. El consenso científico dice que esto es un efecto de la expansión métrica del universo entre los quasares y la Tierra. Combinando esto con la Ley de Hubble se sabe que los quasares están muy distantes. Para ser observables a esas distancias, la energía de emisión de los quasares hace empequeñecer a casi todos los fenómenos astrofísicos conocidos en el universo, exceptuando comparativamente a eventos de duración breve como supernovas y brotes de rayos gamma. Los quasares pueden fácilmente liberar energía a niveles iguales que la combinación de cientos de galaxias medianas. La luz producida sería equivalente a la de un billón de soles.

Todos los quasares se sitúan a grandes distancias de la Tierra, el más cercano a 780 millones de años luz y el más lejano a 13.000 millones de años luz,

Los Magnetares o Imanes de los Dioses

Un magnetar o magnetoestrella es una estrella de neutrones alimentada con un campo magnético extremadamente fuerte. Estas estrellas desprenden emisiones de alta energía de rayos X y rayos gamma.  Se estima que este tipo de cuerpos celestes se originan de estrellas que poseen entre 30 a 40 veces la masa de nuestro Sol. 

La vida activa de un magnetar es corta, sus potentes campos magnéticos se desmoronan pasados los 10.000 años, perdiendo consecuentemente su vigorosa emisión de rayos X.

Un magnetar que cuente con un radio de tan sólo 10 kilómetros contiene la misma masa que nuestro Sol.

El 27 de diciembre de 2004, se registró un estallido de rayos gamma proveniente del magnetar denominado SGR 1806-20 situado en la Vía Láctea. El origen estaba situado a unos 50.000 años luz. En la opinión de eminentes astrónomos, si se hubiera producido a tan solo 10 años luz de la Tierra, −distancia que nos separa de alguna de las estrellas más cercanas−, hubiera peligrado seriamente la vida en nuestro planeta al destruir la capa de ozono, alterando el clima global y destruyendo la atmósfera. Esta explosión resultó ser unas cien veces más potente que cualquier otro estallido registrado hasta esa fecha. La energía liberada en dos centésimas de segundo fue superior a la producida por el Sol en 250.000 años.

Mas recientemente en agosto de 2005, el satélite Swift de la NASA capto un resplandor super brillante en una remota región del universo que tardo 250 segundos. Esa explosión produjo la misma energía que generaría nuestro Sol durante 10.000 millones de años. Ese fenómeno correspondía con un inusual estallido de rayos gamma y encajaba, con la actividad de un Magnetar.

Y en junio de 2010, la Agencia Espacial Europea anuncio el hallazgo de uno es estos objetos a 15.000 años luz de la tierra. Pese a la distancia, es capaz de aportar a nuestro planeta tanta energía como una erupción Solar.

A continuación se puede ver una pequeña comparación entre distintas intensidades de campos magnéticos:

  • Brújula movida por el campo magnético de la Tierra: 0,6 Gauss
  • Pequeño imán, como los sujetapapeles de los frigoríficos: 100 Gauss
  • Campo generado en la Tierra por los electro imanes más potentes:4,5×105 Gauss
  • Campo máximo atribuido a una de las denominadas estrellas blancas: 10×108 Gauss
  • Magnetares (SGRs y AXPs):  1014 ~ 1015 Gauss

Sin duda alguna los cuerpos que crean los mayores campos magnéticos de todo el Universo.  

Si algún astronauta hipotéticamente se desviara de su curso y se acercase a unos 100.000 km de distancia, las consecuencias serian terroríficas, el campo magnético del magnetar podría desordenar los átomos de la carne humana y sus fuerzas gravitatorias destrozarían a una persona.

Un magnetar situado a 10 años luz de nuestro Sistema Solar podría causar un cataclismo cósmico, destruiría nuestra atmósfera y seria el fin de la vida en la Tierra.

Aunque la probabilidad de que se encuentren cerca de nosotros es casi nula, podemos estar tranquilos. Lo bueno de todo esto es que aunque ocurriera cualquier contacto con alguno de estos monstruos muchos de nosotros ya no estaremos aquí para verlo. Al menos eso es lo que dicen los científicos.

Descubiertas las primeras galaxias del Universo

Recientemente se ha confeccionado el primer censo de las galaxias más primitivas y distantes. Un equipo de astrónomos dirigido por el Instituto Tecnológico de California (Caltech), en Pasadena, ha utilizado el Telescopio Espacial Hubble de la NASA para descubrir siete de las galaxias más arcaicas y distantes.

La más antigua de estas galaxias descubiertas ha sido observada tal como era cuando el universo tenía sólo 380 millones años de edad. Todas las galaxias recién descubiertas se formaron hace más de 13.000 millones de años, cuando el universo tenía sólo el 4 por ciento de su edad actual. A ese período los astrónomos lo llaman el “amanecer cósmico”, debido a que fue entonces cuando nacieron las primeras galaxias y el universo pasó a estar más iluminado. Las estrellas y galaxias comenzaron a formarse alrededor de 200 millones de años después del Big Bang. El universo tiene ahora 13.700 millones de años de edad.

Las nuevas observaciones abarcan un período de entre 350 millones y 600 millones de años después del Big Bang, y representan el primer censo fiable de galaxias en una época tan temprana de la historia cósmica. Los astrónomos han comprobado que la cantidad de galaxias aumentó constantemente con el paso del tiempo, lo que respalda la idea de que las primeras galaxias no se formaron en una proliferación masiva y acelerada, sino que poco a poco se fueron forjando con la progresiva anexión de estrellas

[Img #11725]

La nueva imagen de campo ultraprofundo del Hubble revela 7 galaxias remotas nunca antes vistas. 

Dado que a la luz le toma miles de millones de años viajar distancias tan vastas, las imágenes astronómicas muestran cómo se veía el universo durante ese período, hace miles de millones de años, cuando la luz que ahora nos llega se embarcó en su viaje. Cuanto más lejos en el espacio miran los astrónomos, más atrás en el tiempo están viendo.

En el nuevo estudio, el equipo de Richard Ellis ha explorado los confines conocidos del cosmos y, por lo tanto, un pasado igual de lejano, en este caso el más remoto que ha sido estudiado hasta ahora con el Telescopio Espacial Hubble. Las nuevas observaciones llevaron al Hubble al límite de sus capacidades técnicas, y permiten atisbar cómo serán las que se hagan con la próxima generación de telescopios espaciales infrarrojos, gracias a los cuales será posible sondear el universo aún más atrás en el tiempo.

Información Adicional: http://www.caltech.edu/content/caltech-led-astronomers-discover-galaxies-near-cosmic-dawn

¿Qué es un agujero negro?

Lo que muchas personas imaginan cuando se les habla de un Agujero Negro es que es un gran “hoyo” en el espacio por el cual entran cuerpos que nunca salen debido a que este “hoyo” tiene una profundidad indefinida o infinita… Esa idea no esta tan lejos de la realidad, solo que deben de corregirse algunos detalles que aquí veremos…

Para entender lo que es un agujero negro empecemos por una estrella como el Sol. El Sol tiene un diámetro de 1.390.000 kilómetros y una masa 330.000 veces superior a la de la Tierra. Teniendo en cuenta esa masa y la distancia de la superficie al centro se demuestra que cualquier objeto colocado sobre la superficie del Sol estaría sometido a una atracción gravitatoria 28 veces superior a la gravedad terrestre en la superficie.

Una estrella corriente conserva su tamaño normal gracias al equilibrio entre una altísima temperatura central, que tiende a expandir la sustancia estelar, y la gigantesca atracción gravitatoria, que tiende a contraerla y estrujarla.

Si en un momento dado la temperatura interna desciende, la gravitación se hará dueña de la situación. La estrella comienza a contraerse y a lo largo de ese proceso la estructura atómica del interior se desintegra. En lugar de átomos habrá ahora electrones, protones y neutrones sueltos. La estrella sigue contrayéndose hasta el momento en que la repulsión mutua de los electrones contrarresta cualquier contracción ulterior.

La estrella es ahora una «enana blanca». Si una estrella como el Sol sufriera este colapso que conduce al estado de enana blanca, toda su masa quedaría reducida a una esfera de unos 16.000 kilómetros de diámetro, y su gravedad superficial (con la misma masa pero a una distancia mucho menor del centro) sería 210.000 veces superior a la de la Tierra.

En determinadas condiciones la atracción gravitatoria se hace demasiado fuerte para ser contrarrestada por la repulsión electrónica. La estrella se contrae de nuevo, obligando a los electrones y protones a combinarse para formar neutrones y forzando también a estos últimos a apelotonarse en estrecho contacto. La estructura neutrónica contrarresta entonces cualquier ulterior contracción y lo que tenemos es una «estrella de neutrones», que podría albergar toda la masa de nuestro sol en una esfera de sólo 16 kilómetros de diámetro. La gravedad superficial sería 210.000.000.000 veces superior a la que tenemos en la Tierra.

En ciertas condiciones, la gravitación puede superar incluso la resistencia de la estructura neutrónica. En ese caso ya no hay nada que pueda oponerse al colapso. La estrella puede contraerse hasta un volumen cero y la gravedad superficial aumentar hacia el infinito.

Según la teoría de la relatividad, la luz emitida por una estrella pierde algo de su energía al avanzar contra el campo gravitatorio de la estrella. Cuanto más intenso es el campo, tanto mayor es la pérdida de energía, lo cual ha sido comprobado experimentalmente en el espacio y en el laboratorio.

La luz se pierde en un agujero negro

La luz emitida por una estrella ordinaria como el Sol pierde muy poca energía. La emitida por una enana blanca, algo más; y la emitida por una estrella de neutrones aún más. A lo largo del proceso de colapso de la estrella de neutrones llega un momento en que la luz que emana de la superficie pierde toda su energía y no puede escapar. Por eso es que se dice que ni la luz puede escapar de la fuerza gravitacional de un agujero negro.

Un objeto sometido a una compresión mayor que la de las estrellas de neutrones tendría un campo gravitatorio tan intenso, que cualquier cosa que se aproximara a él quedaría atrapada y no podría volver a salir. Es como si el objeto atrapado hubiera caído en un agujero infinitamente hondo y no cesase nunca de caer. Y como ni siquiera la luz puede escapar, el objeto comprimido será negro. Literalmente, un «agujero negro». 

Entonces podemos resumir que un agujero negro, no es un agujero, es una estrella que tiene un campo gravitatorio tan grande que nada que este cerca de ella puede salir de su superficie, ni siquiera la luz, por tanto es un objeto comprimido completamente negro.

Hoy día los astrónomos están encontrando pruebas de la existencia de agujeros negros en distintos lugares del universo…

Y mas recientemente es mas que probable que exista un agujero negro supermasivo en el centro de todas las galaxias que conocemos… Incluida la vía Lactea

Fuerzas magnéticas sin imanes

Los imanes se han convertido prácticamente en objetos cotidianos. Antes, sin embargo, el universo consistía solamente de elementos magnéticos y las partículas.

Como las fuerzas magnéticas llegaron a existir, es lo que ha sido investigado por el Prof. Dr. Reinhard Schlickeiser en el Instituto de Física Teórica de la Universidad del Ruhr en Bochum.

El cual describe un nuevo mecanismo para la magnetización del universo, incluso antes de la aparición de las primeras estrellas.

No hay imanes permanentes en los inicios del universo.

Antes de la formación de las primeras estrellas, la materia luminosa consistía sólo en un gas ionizado completamente de protones, electrones, núcleos de helio y núcleos de litio que se produjeron durante el Big Bang.

Todos los metales grandes y pesados, por ejemplo, hierro magnético, según la concepción de hoy sólo se forman en el interior de las estrellas. Por tanto aun no existían.

En los primeros tiempos, por lo tanto, no hubo imanes permanentes en el Universo. Los parámetros que describen el estado de un gas son, sin embargo, no constantes. Los campos de densidad y la presión, así como eléctricos y magnéticos fluctúan alrededor de los valores medios determinados. Como resultado de esta fluctuación, en ciertos puntos en el plasma campos magnéticos débiles formando los llamados campos aleatorios.

¿Qué tan fuertes estos campos se encuentran en un plasma ionizado por completo de protones y electrones? es lo que ha sido calculado por el Prof. Schlickeiser, específicamente para las densidades de gases y temperaturas que se produjeron en los plasmas de los inicios del universo. Arrojando como resultado:

Débiles campos magnéticos con grandes volúmenes…!!


El resultado: los campos magnéticos fluctúan en función de su posición en el plasma, sin embargo, independientemente del tiempo – a diferencia de, por ejemplo, ondas electromagnéticas, como las ondas de luz, que pueden fluctuar en el tiempo. En todo el gas luminoso del universo temprano había un campo magnético con una intensidad de 10 ^ -20 Tesla. Por comparación, el campo magnético de la Tierra tiene una resistencia de 30 millonésimas de Tesla. En los escáneres de resonancia magnética, las intensidades de campo de 3 Tesla son ahora habituales. El campo magnético en el plasma del universo temprano era, pues, muy débil, pero se cubre casi el 100 por ciento del volumen de plasma.

Interacción de ondas de choque térmico y los campos magnéticos.

Los vientos estelares y explosiones de supernovas de las estrellas masivas generan por primera vez ondas de choque que comprimen los campos magnéticos al azar en ciertas áreas. De esta manera, los campos se reforzaron y alineados en una gran escala. En última instancia, la fuerza magnética era tan fuerte que a su vez influyó en las ondas de choque. “Esto explica el saldo observado a menudo entre las fuerzas magnéticas y la presión de gas térmico de los objetos cósmicos”, según los estudios del profesor Schlickeiser. Los cálculos muestran que todos los gases ionizados por completo en el universo temprano se magnetiza débilmente. Los campos magnéticos por lo tanto, existía incluso antes de que las primeras estrellas.

Una forma muy simple de viajar al pasado

¿Quién no ha fantaseado alguna vez con la idea de viajar a través del tiempo?

La posibilidad de volver al pasado y modificar sucesos que no ocurrieron como deseábamos, para mejorar de esa forma nuestro presente y futuro; siempre teniendo en cuenta la peligrosa posibilidad de desencadenar alguna serie de eventos paradójicos que acabe con nuestra propia existencia. Y por otro lado, viajar a tiempos futuros con el objetivo de visitar una sociedad más avanzada y evolucionada tecnológicamente, de manera que podamos aprender sobre disciplinas que ni siquiera imaginamos en la actualidad; también con la nefasta posibilidad de toparnos con un escenario post-apocalíptico en el que la humanidad se ha auto destruido como especie.

La ciencia ficción ha alimentado nuestras fantasías con una innumerable cantidad de historias acerca de viajes en el tiempo. Desde la novela “La Máquina del Tiempo” de H. G. Wells, hasta la famosa trilogía de películas “Volver al Futuro”, todas nos proponen diferentes mecanismos complejos y tecnológicamente avanzados a través de los cuales podría concretarse el viaje en el tiempo: una complicada máquina surgida de eternas pizarras repletas de ecuaciones, un De Lorean cargando un condensador de flujo alimentado a base de plutonio, un misterioso disco ubicado en una estación científica secreta enterrada en las entrañas de una isla, entre otras rarezas.

Por supuesto, todos estos artefactos funcionan a la perfección dentro del mundo de la ciencia ficción, pero cuando retiramos la palabra “ficción” de la formula, se desvanecen súbitamente. Y es que en principio, ninguna de estas prácticas formas de viajar a través del tiempo tienen en cuenta algo realmente simple: de acuerdo a la teoría de la relatividad de Einstein, el espacio y el tiempo no son dos dimensiones separadas, sino que se encuentran unidas en un entramado denominado espacio-tiempo.

Prometo ahondar más acerca de esto en un futuro artículo, pero es importante saber que aplicados a la realidad ninguno de dichos métodos podría funcionar.

Entonces, ¿cuál es la forma más simple de viajar en el tiempo?

Existe una forma realmente sencilla de viajar a través del tiempo, más precisamente al pasado. Y no requiere de ningún artilugio avanzado tecnológicamente para poder concretarse (aunque, como veremos más adelante, sí existe un instrumento que hará que se disfrute más el viaje). La forma más simple de viajar en el tiempo puede realizarse en tres simples pasos:

  • Esperar a una noche con el cielo despejado,
  • Salir al exterior y
  • Mirar hacia arriba.

milky_way

Se que muchos de ustedes se han decepcionado al leer esto ultimo. Estoy seguro que muchos de ustedes amables lectores, pensaron que había encontrado una forma de viajar al pasado como en las películas o novelas famosas… Pero si siguen leyendo se darán cuenta que pueden emprender un viaje sorprendente al pasado y lo podemos hacer desde el patio o la terraza de nuestra casa, oficina o departamento.

¿Simple, no? Veamos a que me refiero con esto.

Todo lo que voy a explicar a continuación deriva de la popularmente conocida (por lo menos su nombre) teoría de la relatividad, surgida de la brillante mente del científico más importante del siglo XX, Albert Einstein. Su famosa ecuación e=mc² se refiere a la equivalencia entre la masa y la energía, y lo que esto significa exactamente es que la energía (e) es igual a la masa (m) por la velocidad de la luz (c) elevada al cuadrado.
Este último es el parámetro que nos interesa de la ecuación y que vamos a explorar en mayor profundidad a continuación: la velocidad de la luz.

La velocidad de la luz en el vació es una constante universal cuyo valor exacto es de 299.792.458 m/s, aunque suele presentarse de manera aproximada como 300.000 km/s. La medida que conocemos como año luz (vale aclarar que no representa tiempo, sino distancia) es la distancia que recorre la luz en un año, la cual es aproximadamente billones de kilómetros. Esto significa que aunque la luz viaja a velocidades realmente increíbles y físicamente nada supera esa velocidad, de todos modos, dicha velocidad es un número finito y por lo tanto limitado.

¿Qué significa todo esto y que tiene que ver con los viajes en el tiempo?

Pues bien, lo que esto significa es que cuando observamos un objeto cualquiera, la luz que dicho objeto emite o refleja tarda una cierta cantidad de tiempo en llegar a nuestro sistema visual. Si observamos a una persona que se encuentra a un metro de distancia de nosotros, entonces la luz que dicha persona refleja tarda aproximadamente 3,3 nanosegundos (0.00000000033 segundos) en alcanzar nuestros ojos; por supuesto ese intervalo de tiempo es tan ínfimo que se hace indetectable. Pero si establecemos la misma comparación con un objeto más lejano, por ejemplo el Sol, encontramos que la luz emitida por el Sol tarda aproximadamente 8,32 minutos en alcanzarnos.

Esto quiere decir que cada vez que observamos al Sol lo vemos como era 8 minutos y medio atrás en el tiempo; quiere decir que, literalmente, estamos viendo al Sol como era en el pasado. Si las leyes que rigen el comportamiento de las estrellas se desvanecieran en un instante y el Sol estallase o se apagase súbitamente, aquí en la Tierra nos enteraríamos de ello ocho minutos después de que sucediese realmente.

Pero hablar de ocho minutos en el pasado no parece ser gran cosa, dado que cualquiera de nosotros ha vivido hace ocho minutos y no existe una diferencia notable con el presente.

¿Qué sucede entonces si nos atrevemos a alejarnos cada vez más, a observar objetos más distantes en el espacio?

 

La estrella más cercana a nuestro Sol se denomina Próxima Centauri y se encuentra a 4,22 años luz de distancia de la Tierra; esto quiere decir que cuando observamos a dicha estrella la estamos viendo como era cuatro años atrás en el tiempo. Pero este sigue siendo un ejemplo relativamente cercano en el tiempo. Cuando observamos a la galaxia enana Canis Mayor, la galaxia más cercana a la Vía Láctea y que contiene aproximadamente mil millones de estrellas, la vemos como era hace 25 mil años. Quizás en este tiempo muchas estrellas de esa galaxia ya se hayan apagado, muchas otras hayan estallado en impresionantes supernovas, pero la luz de dichos eventos tarda 25 mil años en llegar hasta nosotros, así que todavía no lo hemos visto.

Vemos a la galaxia de Andrómeda como era hace 2,5 millones de años, lo que significa que cuando la luz que hoy recibimos de dicha galaxia empezó a viajar por el cosmos hacia nosotros, recién aparecía en África la primer especie de hombre, el Homo Habilis. Vemos al cúmulo de galaxias de Virgo como era hace 65 millones de años,cuando en la Tierra se producía el fenómeno que provocó la extinción de los dinosaurios, mucho antes del surgimiento del primer ser humano.

Previamente indiqué la existencia de un instrumento que puede hacer de nuestro viaje en el tiempo una experiencia más placentera; por supuesto, me refería al telescopio. Y resulta que cuanta mayor tecnología le apliquemos al telescopio utilizado, podremos adentrarnos más y más en el remoto pasado.

El telescopio espacial Hubble tomó una famosa fotografía de una pequeña porción del espacio que dio a conocerse con el nombre de “Campo Ultra Profundo del Hubble”. En dicha imagen, pueden apreciarse las galaxias más lejanas y jóvenes que el hombre ha alcanzado a observar. Muchas de ellas se encuentran a distancias entre 5 mil y 10 mil millones de años luz, por lo tanto las vemos como eran incluso antes de que se formara el Sistema Solar y el planeta Tierra, en la juventud del Universo. La luz que vemos en la fotografía fue emitida por las galaxias hace 13.000 millones de años, cuando el Universo contaba solo con 800 millones de años de edad.

Como vemos, aunque sea interesante plantearnos las ridículas paradojas que surgirían de viajar realmente al pasado, existe una forma real e igualmente interesante de efectuar un viaje hacia tiempos remotos: observar las estrellas, las galaxias y todos los cuerpos celestes lejanos que vagan por el espacio. 
Y aunque a través de este método no tengamos la posibilidad de conocer a nuestros antepasados o modificar el futuro, si es de suma importancia para conocer el origen de nuestro Universo. Estudiar objetos celestes que se encuentran a distancias astronómicas equivale a estudiarlos como eran en el pasado, en un estadio joven del cosmos; y una vez comprendidas las leyes que los rigen, podemos entonces aplicarlas a nuestro propio pasado.

¿Y como saben a que distancia están los planetas y estrellas?

Medir el Universo es complicado. A menudo no sirven las unidades habituales. Las distancias, el tiempo y las fuerzas son enormes y, como es evidente, no se pueden medir directamente.

Para medir la distancia hasta las estrellas próximas se utiliza la técnica del paralaje. Se trata de medir el ángulo que forman los objetos lejanos, la estrella que se observa y la Tierra, en los dos puntos opuestos de su órbita alrededor del Sol. 
El diámetro de la órbita terrestre es de 300 millones de kms. Utilizando la trigonometría se puede calcular la distancia hasta la estrella. Esta técnica, sin embargo, no sirve para los objetos lejanos, porque el ángulo es demasiado pequeño y el margen de error, muy grande. 

El brillo de los astros

El brillo (magnitud estelar) es un sistema de medida en que cada magnitud es 2,512 veces más brillante que la siguiente. Una estrella de magnitud 1 es 100 veces más brillante que una de magnitud 6. Las más brillantes tienen magnitudes negativas.

Únicamente hay 20 estrellas de magnitud igual o inferior a 1. La estrella más débil que se ha podido observar tiene una magnitud de 23.

coordenadas

Declinación:

La declinación es la medida, en grados, del ángulo de un objeto del cielo por encima o por debajo del ecuador celeste. 

Cada objeto describe un “círculo de declinación” aparente. La distancia, en horas, desde éste hasta el círculo de referencia (que pasa por los polos y la posición de la Tierra al inicio de la primavera) es la ascensión del objeto.

Combinando la ascensión, la declinación y la distancia se determina la posición relativa a la Tierra de un objecto.

expansion

(En el grafico 1 billion years = mil millones de años) 

Dos galaxias están cerca cuando el Universo solo tiene mil millones de años de antigüedad. La primer galaxia emite un pulso de luz. La segunda galaxia no recibe el pulso hasta que el Universo tiene 14 mil millones de años de antigüedad. Para ese tiempo las galaxias están separadas por 26 mil millones de años luz; el pulso de luz ha viajado por 13 mil millones de años luz; y la vista que reciben esas personas en la segunda galaxia es la imagen de la primera galaxia cuando esta solo tenia mil millones de años y estaba solo a 2 mil millones de años luz de distancia.

De esa forma llegamos a entender de una mejor manera cómo se formó y cómo se comporta nuestra galaxia, nuestro sistema solar y nuestro planeta. Y no hay mejor forma de vislumbrar con mayor exactitud nuestro futuro, con sus metas y objetivos, que conociendo con mayor precisión de dónde venimos, nuestro pasado.